Uno de los objetivos principales que tenemos como ingenieros de mezcla, es el de crear un ambiente sonoro atractivo para el oyente, que capture su atención y haga que se fije en la música, que pueda distinguir cada uno de los elementos y no que no caiga su interés.

Una de las maneras de conseguirlo es aplicando movimiento a ciertos elementos, cada vez son menos las mezclas estáticas donde los elementos no cambian de estado, ya sea frecuencialmente, por dinámica o por su posición dentro del estéreo. A continuación os cuento algunas de las que yo más uso, pero las posibilidades son infinitas, no dejéis de investigar y sobre todo de experimentar cosas distintas.

Panorama

Quizás esta sea la forma más sencilla de dar movimiento a una mezcla. Hacer que algún elemento se mueva por la imagen estéreo nos va a dar siempre cierta amplitud del estéreo que estimulará al oyente. Lo podemos hacer de forma manual o con plugins tipo Autopan. Lo que tenemos que tener en cuenta es que al desplazarse de un lado a otro puede chocar frecuencialmente con más elementos que estando quieto en uno de los lados. Hay que tener cuidado.

La panoramización de los efectos también suele ser de gran utilidad para conseguir este movimiento. Si paseamos todas las reverb stereo al 100% de su valor, el movimiento entre los distintos elementos que mandamos a la reverb no se apreciará a penas. Una manera de conseguir algo más de movimiento – y también profundidad – es cambiar los panoramas de la reverb que algunas estén abiertas al 100%, otra al 70% y otra al 30%, por ejemplo.

Phaser / Flanger / Chorus

Cualquiera de estas dos modulaciones separadas en el estéreo (no tiene porque ser de forma extrema) de la señal seca, pueden ser utilizadas para dar movimiento en la mezcla.

El phaser básicamente lo que hace es coger la señal original y retrasarla en el tiempo de forma que se produce una interferencia de fase que afecta de forma diferente a cada frecuencia produciendo que algunas se atenúen y otras se realcen. Con el control de rate podemos controlar la velocidad a la que se producen estos ciclos.

En cuanto al flanger y al chorus, son efectos basados en el phaser con algún control añadido que hace de ellos algo único. A la hora de dar movimiento a la mezcla podemos usarlo del mismo modo.

Otras entradas que seguro te interesan

Reels

Los plugins de efectos de cinta abierta (reels) pueden dar mucho juego a la hora de dar movimiento en una mezcla, ya que el movimiento no tiene que ser únicamente en el estéreo, también lo podemos crear variando las frecuencias principales de algunos elementos.

Para ello hay dos factores conocidos como wow y flutter que nos permiten generar distintas variaciones de tono y timbre respectivamente.

Antes del audio digital, el audio se reproducía a través de elementos analógicos donde una cinta era arrastrada por distintos rodillos de una bobina a la otra. En este proceso podía haber sutiles variaciones debidos, generalmente, a problemas mecánicos (variaciones en la tensión de la cinta, suciedad, cambios de presión indeseados…).

Las variaciones de pitch que se producían en las frecuencias más altas se denominaron Flutter y se perciben como pequeñas degradaciones del timbre ya que añaden tonos inarmónicos a la señal.

Las variaciones producidas en las frecuencias más bajas se denominaron Wow, percibidas claramente como un cambio de tono en el elemento afectado.

Evidentemente todo esto eran efectos indeseados a la hora de reproducir o grabar en la época del audio analógico y los multipistas de cinta. Aunque también fueron buscados en muchas producciones de la época.

Hoy en día los simuladores de cinta digitales ponen a nuestro alcance estos efectos para que podamos buscar esos problemas mecánicos y con ellos añadir cierto movimiento en la parte armónica de nuestra mezcla.

Rerverbs Moduladas

La mayoría de mezclas que hacemos tienen un efecto de reverberación en uno o varios elementos para dar profundidad y dimensión a la mezcla. Sin embargo si a estos efectos les añadimos un efecto de modulación de los que hemos hablado antes tipo: phaser, flanger o reels, podemos crear reverbs únicas que ademas de profundidad añadan movimiento.

Se creativo, no hay nada que no puedas probar o que sea erróneo. Reverb + phaser, reverb + flanger, reverb + filtros + lfo, explora todo lo que se te ocurra.

LFOs

Los LFOs o Low frecuency oscilators, como su nombre en ingles indica son osciladores que vibran, de forma constante generalmente, a una frecuencia muy baja. Los podemos utilizar para modular cualquier valor sobre cualquier tipo de señal o plugin.

Por ejemplo podemos modular con un LFO el volumen de una pista y tendríamos un efecto de trémolo. También sobre el valor de ganancia de un ecualizador y nos serviría para realzar o no la frecuencia de corte de por ejemplo un filtro de paso bajo, o directamente sobre la frecuencia del mismo filtro y tendríamos un corte que variaría con el tiempo en función del LFO.

Los LFOs suelen ser configurables por su forma de onda y su velocidad y se pueden poner sincrónicos – que vayan con el tempo de la canción – o asincrónicos que vayan a un tempo independiente.

Como suponéis su aplicación es infinita así que dejaros llevar por vuestra imaginación y probarlo todo.

Delays sincrónicos y asincrónicos

Existen muchos tipos de delays, tanto por su construcción, como por la forma en la que producen las repeticiones: Simples, dobles, ping-pong… Cada uno añade cierta dimensión a la mezcla y junto con el panorama suele ser la forma más utilizada para ampliar la imagen estéreo y la sensación de movimiento.

A parte de esto, para mí una decisión muy importante cuando estamos usando un efecto de delay es saber si queremos que sea sincrónico o asincrónico con el tempo del tema. Es cierto que lo más habitual es usarlo de forma sincrónica, sin embargo cuando lo que queremos es que un elemento destaque y aporte movimiento lo mejor es usarlo de forma asincrónica y mover la señal del delay a un lugar diferente al de la señal dry (no tiene que ser la opuesta)

Gates

Las puertas de ruido no solo sirven para limpiar el sonido de una pista con mucho ruido o leaking. También nos sirven para crear movimientos en la dinámica de algunos elementos, también de forma sincrónica o asincrónica.

Usualmente los efectos generados con este tipo de dispositivo son conocidos como efectos glitch y aunque hay plugins específicos creados para generar estos efectos, lo podemos hacer de forma manual de varias maneras: automatizando el threshold de una puerta de ruido, el mute de una pista o de automatizando de forma brusca la frecuencia de corte de un filtro paso alto o paso bajo.

¿Te ha parecido interesante?

Si no quieres perderte ninguna de nuestras publicaciones, entrevistas, tutoriales, etc ¡Suscríbete a nuestro newsletter!