El corazón de todo estudio es su consola, su mesa de mezclas. Cuándo este año me decidí a invertir en este elemento del estudio no me sentía a gusto pensando en una superficie de control así que opté por el sonido americano por excelencia: API.

Automated Processes Incorporated, ese el nombre tras las siglas de la marca, fundada y formada tanto por músicos como ingenieros que compartieron su visión para crear multitud de innovaciones que cambiaron la industria del sonido.

Algunos de estos grandes cambios, introducidos por Saul Walker, fundador de la marca en 1969, fueron: crear, el ahora clásico, amplificador con circuito discreto 2520 o el sistema de equipos modulares «Serie 500», así como el primer sistema de automatización y Total Recall en una consola de grabación o el primer VCA, Voltage Control Amplifier.

Las consolas API son famosas por la musicalidad de su sonido, cálido y amplio, así como por su respuesta en medias y bajas frecuencias. Son mesas con un gran rango dinámico, que junto a su característico sonido aportan una fuerza y un carácter únicos a elementos tan importantes como bombos, cajas, guitarras o voces. Han sido usadas en multitud de grandes discos, tanto en el proceso de mezcla como en el de grabación, de hecho hay muchos ejemplos de discos que buscaron la sonoridad única de una API para grabar baterías y luego continuar el proceso en otros estudios con mesas diferentes. Algunos discos, grabados o mezclados en una consola API fueron por ejemplo:

– Fleetwood Mac – Rumors
– Foo Fighters – Wasting Light
– Radiohead – In Rainbows
– Black Sabbath – 13
– Mastodon – Blood Mountain
– Tool – 10000 Days
– Chickenfoot – Chickenfoot III
– Nick Cave & The bad seeds – Jubilee Street

La mesa instalada en OMC Estudios, la 1608-II es descendiente de la API 1604, creada en la década de los 70. Según dicen, ya que yo no he oido la original, conserva ese color analógico tan conocido y además, ha sido adaptada a los nuevos tiempos. Algunas de sus mejoras son los 20 solts serie 500 que tiene para ampliarla con los procesadores compatibles que queramos, que no necesita mantenimiento periódico y el gran número de posibilidades que ofrece su ruteo y conexionado.

Además de 16 previos de micro API, tiene 16 canales, 8 retornos auxiliares y 8 grupos con entradas independientes, lo que la convierte en una mesa de lo más versátil que nos permite sumar hasta 32 canales.

Son muchos los artistas enamorados de la musicalidad que se esconde tras el sonido de esta consola, muestra de ello es que algunos incluso la han instalado en sus estudios caseros: KT Tunstall, Dave Grhol o Dan Auerbach entre otros.

Estas son las palabras de algunos ingenieros y músicos sobre la consola API 1608

  • «Necesitaba una consola totalmente funcional que encajara en un espacio pequeño y ofreciera un hermoso sonido analógico.» – Dan Auerbach (The Black Keys)
  • «De la vieja escuela, hermoso, vibrante, espléndido sonido» – KT Tunstall
  • «Tiene claridad y fuerza, es un sonido muy agradable. No quiero que sea transparente, sólo quiero que tenga un gran sonido» – John Cuniberti (Ingeniero de Dead Kennedy, Joe Satriani, Stevie Wonder).

Yo personalmente no puedo estar más contesto con el restultado. ¿Quieres probar su sonido sin irte a Estados Unidos? Contacta con nosotros para agendar una visita o incluso una prueba de mezclas del material que tu quieras.